viernes, 2 de diciembre de 2011

Un pájaro feliz, canta.

-¡Ese pájaro fue una pérdida de dinero!
+Quizá no cante porque se siente solo.
-¡No se siente solo mujer estúpida! ¡Le traje una compañera hace unas semanas atrás y si no la saco enseguida de la jaula la  deja sin una sola pluma!
-Deberían dejar al pobre pajarito libre…
-Tú cállate, nunca dices nada bueno eres igual que tu madre.
+¡Entonces lárgate! ¡Ni que te necesitara, te la pasas todo el día viendo televisión en vez de buscar un trabajo!
-¡Apuesto a que me están echando brujería! ¡Ustedes dos!
-¿Brujería? Já, ¡Por Dios! ¿Es que no cuenta el hecho de que ni siquiera fue a la universidad? Solo es un simple bachillerato señor, hasta yo he cursado más estudios que usted y aun no me salen mis cordales.
+Déjalo, ni te molestes… no es más que un ignorante.
-¡Sí! ¡Soy un ignorante! ¡Cuando me vaya no me llames, zorra!
+¡Zorra será la muerta de hambre de tu madre!
-¡Puta perra!
+¡Respétame!
-Hay Dios…
Lucí se escondió en su cuarto, encendió su grabadora y escuchó su música favorita a máximo volumen, aunque aun así escuchaba el más mínimo ruido de sus peleas que ya habían llegado a mayores y parecía que se estaban tirando cosas; lucí, por primera vez decidió no meterse, no tenía ganas, quería saber cómo terminaría esta vez, pensó en el pajarito con su oído agudo estresado por tanta gritería -¿Lo rescato?- decidió esperar un rato más, apagó el ruido y se recostó en su cama…
Horas después una melodía la despertó, se quedó pensando en la cama un rato y luego salió, su madre estaba haciendo esas ricas arepas de anís que tanto le gustan con una gran sonrisa en el rostro.
-Ah… solo fue un sueño.
+¿Un mal sueño cariño?
-Sí, solo eso mamá.
+Ah, bueno estoy haciendo tus arepas favoritas
-Uhm huelen muy bien. El pajarito está cantando ¿Lo escuchas? ¡Es hermoso!
+Sí, debe estar feliz hija
-¡Seguro sí!  ¿Dónde está papá?
+En la basura.
-Oh…
+¿Te comes dos arepitas cariño?
-¡Con queso por favor!
Se sentaron juntas a la mesa y disfrutaron de tan delicioso desayuno; arepas, queso, café con leche y huevos revueltos
Lucí se encaminó a botar las orillas de la arepa, odia las orillas…  abrió la bolsa y junto al pie de su padre las desechó.
-No imaginé que fuese tan literal madre -Dijo lucí con una sonrisa
+Jajaja ven  cariño ¡Ya empezó Dr.House!

2 comentarios:

Yuel dijo...

o_o

Elah dijo...

Jajaja me hizo gracia tu blog, estube leyendo y me gusta lo que escribes, es distinto, me gusta *-*
Siguiendo pero ya!
Un besooo!